SEP
15
2014

El Femicidio: Tipo Penal





Jessica Jaramillo, catedrática de la facultad de Derecho de la Universidad Internacional SEK, en diálogo con Ambar de Pérez de CN PLUS





"... la vigencia de la ley no es garantía de un cambio de patrones sociales y culturales, debe ser parte de política integrales, de acceso y mejoramiento del sistema de justicia, de erradicación de la violencia de género, políticas de educación así como de aquellas políticas de seguridad y convivencia ciudadana que propendan a la paz social antes que a un Estado de corte policial".





En los últimos años casos de desapariciones y violencia de género han copado los medios de comunicación y redes sociales. Estos hechos no pueden tratarse de forma aislada o ser recogidos como crímenes pasionales -como sí lo ha hecho la prensa sensacionalista-, pues se trata de violencia machista que acaba con la vida de las mujeres.





Casos como el de Karina del Pozo debe encender la alarma sobre una realidad que golpea, maltrata, discrimina y asesina a mujeres, en donde el decir “NO” nos pone en riesgo. Una realidad que nos priva del ejercicio de la soberanía del cuerpo y de las libertades fundamentales.





En el mundo 66 mil mujeres son asesinadas cada año según notas de la prensa internacional, y en el país 6 de cada 10 mujeres son violentadas, cifras que hoy son visibles porque nos movilizamos en los 90s, instituimos un sistema de denuncias con la Ley 103 y empezamos a vencer el miedo, pero que aún con estas herramientas sobrevive el androcentrismo en las relaciones familiares y de pareja, perpetuando el sexismo y la misoginia propio de sociedades patriarcales.





Nuestras condiciones de vida hoy son riesgosas porque no estamos a salvo en la calle ni en la casa. Las mujeres violentadas de forma física, psicológica, sexual y patrimonial, reconocen a su agresor en su pareja, ex pareja, familiares o amigos cercanos.





Reconocer la existencia del cáncer social de la violencia de género es un primer paso, sin embargo hace falta cambiar los patrones sociales y culturales que establecen la superioridad del varón para lo cual es indispensable develar el discurso de lo privado y lo público, liberar a las mujeres de la culpa y educar a la población con políticas de igualdad, respeto y conciencia del profundo valor que tienen el ser humano.





Reconocer la existencia del “feminicidio” es hacerlo en la ley penal que determina que el asesinato de mujeres es un delito específico, el cual ha sido recogido en el Código Penal Integral con una sanción de veintidós a veintiséis años, sancionado con la máxima de la pena al existir agravantes. Pero la vigencia de la ley no es garantía de un cambio de patrones sociales y culturales, debe ser parte de política integrales, de acceso y mejoramiento del sistema de justicia, de erradicación de la violencia de género, políticas de educación así como de aquellas políticas de seguridad y convivencia ciudadana que propendan a la paz social antes que a un Estado de corte policial.





















Femicidio   Femicidio












Mira el video de la entrevista.









Autor:

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales UISEK

Matrícula En Línea

Realiza fácilmente tu carga académica y/o pago en línea desde aquí.